viernes, 5 de abril de 2013

Matutines para finalizar cuentos...


Después de una larga búsqueda en libros e internet, logré realizar una selección de Matutines para utilizar al finalizar un cuento.
Les dejo esta selección que siempre es útil tener.



PARA FINALIZAR UN CUENTO:

“Colorín, colorado
este cuento se ha acabado,
pasó por un zapatito roto
y mañana te contaré otro.”

“El cuento se acabó y el viento se lo llevó, 
cuando lo vuelva a encontrar
se los volveré a contar.”

“Albahaca y yerba buena,
 el cuento pasó, pasó;
Almohadita de retamo,
mi niña se durmió.”

“Y se acabó el cuento
y se lo llevó el viento;
por un agujero quiso pasar
y se lo llevó el mar.”

“Este fue el cuento de María Sarmiento,
que se subió al tejado
y se la llevó el viento.”

“Un ratoncito iba por un arado
y este cuentecito ¡Ya se ha acabado!”

“Y así el cuento de acabó,
porque el viento de lo llevó.
Cuando lo vuelva a encontrar,
se los volveré a contar.”

“Y entró por un caminito,
y salió por otro,
¿Quieres que te cuente otro?”

“Y como dice mi tío Crespín,
este cuento llegó a su fin.”

“Cuento contado, ya se ha acabado,
 por la chimenea se fue al tejado.”

“Y ahora se acabó el cuento.
Alguien dice que la luna,
la luna se lo llevó.”

“y pasó por un zapatito roto,
para que Don Lucho cuente otro.”

“Y aquí se acabó el cuento,
que de la cordillera trajo el viento.”

“Invento, inventado
el cuento está acabado.”

“Y se fueron a Rancagua
tomando chicha con agua.”

“Y se acabó el cuento, y se lo llevó el viento.
Pasó por un zapatito roto,
para que Misiá Rosario cuente otro.”

“Así lo contó Juan Soldado,
y el cuento se ha acabado”

“Bendito y alabao,
el cuento se ha acabao.”

“Y fueron felices, comiendo perdices,
y a mí no me dieron, porque yo no quise.”

“Y aquí se acabó el cuento
del Periquito Sarmiento,
que estaba con la guatita al aire
y el potito al viento.”

“Y se acabó el cuento,
y se lo llevó el aliento;
 por un agujero quiso pasar,
y se ahogó en el mar.”

“Y se acabó el cuento y ya era tiempo,
porque salió muy largo
y los niños que me escuchan,
de sueño no pueden más.”

“Y se acabó el cuento,
que se lo llevó el viento,
se coló por la puerta de un convento,
nosotros quedamos afuera
y los frailes adentro.”

“Se fueron por este caminito,
y se volvieron por el otro,
y no se encontraron ni uno ni otro.”

“Aquí se acabó el cuento
y cada vez que lo cuento
se ríen hasta los muertos
y salen de los cajones camino a Vichuquén,
 a caballito en el tren,
comiéndose un buen pequén.”

“Y se fueron lejos a comer cangrejos.”

“Y se acabó el cuento,
que se lo llevó el viento,
pa´ que más tarde
de uno se puea tener un ciento.”

“Y se fueron a Valparaíso para comer erizo.”

“Y se acabó el cuento,
que se llevó el viento
en re´aito en una mata e poroto,
pa´ que agora la señorita me cuente otro.”

“Y aquí se acabó el cuento,
 que se lo llevó el viento,
y se entró por la puerta de un convento;
los frailes que lo oyeron,
quedaron muy alegres, 
los mochos y sirvientes 
se cayeron de contentos.”

“Tal como lo oí lo repito,
y si le faltan al cuento las chacharachas,
es porque se las llevó el viento
con gran alboroto;
puede ser que a la vuelta de la página,
encuentren uno que nada le sobra
y nada le falte y que cuando lo lean pidan otro.”

“Y se acabó el cuento
y se fue por la mar adentro,
pasó por una olla de porotos,
para que luego me cuente otro.”

“Y yo fui y vine y no me dieron
ni para unos botines,
y fui otra vez y me dieron pluma y papel
Y aquí termina esta historia,
más larga que una zanahoria 
Y este cuento se ha acabado,
de pan y pimiento y rábanos asados
para el que lo ha escuchado.” 

“Y se acabó el cuento
y se fue mares adentro,
 y pasó por un saco roto,
para después contar otro.”
  
“Y se acabó el cuento del burro piojento,
y se lo llevó el viento por la mar adentro,
 y pasó por un zapatito roto,
para mañana contarte otro.”
  
“Y se acabó el cuento,
que se lo llevó el viento
camino de Apoquindo,
para que fulano
cuente otro más lindo.”

1 comentario: